viernes, 28 de agosto de 2009

Seguro vino de allá

Han aparecido en los últimos días una serie de artículos increíbles acerca de la presencia de sustancias base para la vida en la tierra que se han recogido como muestras por una sonda espacial a casi 400 kms en el espacio que nos circunda. De esto se venía hablando hace mucho tiempo con aquella frase lapidaria: la vida vino de allá en la cola de un cometa. Era una frase a tener en cuenta pero no una prueba ni siquiera contundente, más bien una hipótesis, pero ahora parece que sí, que estos aminoácidos estaban en dicha cola, la sonda los atrapó y los trajo a los laboratorios que confirmaron esto: su origen extraterrestre. Parece que con el descubrimiento ya está claro que no somos muy originarios que digamos y pudiera explicar nuestro interés por seguir mirando hacia "arriba" buscando explicación a nuestros problemas de "abajo", término muy relativo como se sabe pues desde una nave espacial orbitando alrededor de nuestro planeta los puntos cardinales no existen...

Sin embargo no es ese el tema de nuestra conversación de hoy, sino otro terrestre: el estancamiento. Parece que estamos estancados, no avanzamos, no retrocedemos, nos movemos en el mismo lugar pero no nos desarrollamos, incluso podemos crecer y sin embargo estamos imposibilitados de salir de nuestro estado crítico viviente actual. Nos pasa algo así como que estamos metidos en el hoyo y queremos salir pero si nos movemos mucho nos hundimos más. Como el viejo chiste: un gorrión en un campo de arroz, viene una vaca y le hace caca encima, se mueve para quitarse la plasta, sale un lobo y lo rescata, lo lleva a un río y lo baña, el gorrión le da las gracias y el lobo se lo come. Moralejas: no todo el que te embarra lo hace con malas intenciones, no todo el que te salva lo hace con buenas y si estás embarrado en caca no te muevas mucho. El asunto no es de fácil solución, claro está. Hasta ahora veo algunas señales (que trasmite la gente) para querer salir de la caca que tenemos encima...

Una de las primeras gestiones para salir del estancamiento con inflación (estanflación) según algunas propuestas es solicitar que cambien radicalmente la programación de la televisión. Parece una bobería (un aminoácido, digamos), pero no lo es. Entre series (se están pasando no menos de diez al mismo tiempo por los cinco canales), novelas (cuatro), noticieros (5), mesas redondas (siete en la semana), películas (más de 20), aventuras, teatro, teleplays, programas con entrevistas (más de 15), musicales (12), deportivos (4) y orientación sexual (3) y otros (11) tanto cartelera (un tabloide que sale cada 15 días), periódicos y revistas (más de 8) nos alertan de que al mismo tiempo estamos siendo bombardeados (solo podemos ver un canal de manera fija) como el planeta por un cometa cargado de sustancia base para la vida... ¿De dónde carajos viene o quién hace tal programación de la tele? ¿De dónde y cómo vino el amino viajante? Eso nadie lo puede definir ciencia cierta. Ayer fui a ver a un amigo científico (de nuestra academia, claro) y le pregunté al catedrático Dr. de alto nivel y me dijo mirándome con sus ojos de sapo profundos de investigador consumado y consuetudinario: "¡Yo también me he hecho esa pregunta y no le encuentro respuesta por lo que decidí ir a verte la semana que viene!". ¡El tipo no tenía respuesta válida y comprobada!!!

Lo segundo sería cambiar radicalmente el sistema de distribución que aparece bajo el rótulo de bodega-carnicería-panera dicen otros... Tenemos que convencernos que ese sistema es pura caca de buey sólida, plácida, cóncava, única, úlcera, vívida, cáustica y miérdica. ¿Para qué mantener un local cerrado con una pizarra que dice: "No han traído nada hasta ahora"... en la carnicería? Más bien cambiarle el nombre y ponerle "huevería única", "pescadería plácida", "jamonería vickyánica provisional", o simple "pollería prima ballerínica assoluta diética", porque carne, lo que se llama carne, no se distribuye allí... En la bodega estamos esperando el líquido de fregar hace dos meses, ¿para qué la pizarra cáustica de distribución?... Y la panera tiene pan "deói" pero también de "haller", redondo y flácido (como caca de buey), fétido, púdrico, ácido, cónico, pero pan al fin, un pan nuestro de cada día para probar la endeblez de nuestros perros caseros: dénle pan al perro y probarás su gran debilidad. Debíamos reducirlo todo a un solo movimiento de sable samurai: aumentar los salarios y otorgar esos bonos para adquirir en las shops lo que se distribuye en el sistema... Pero seguimos queriendo salir y no podemos mover las alas por la caca que llevamos encima...

Lo tercero sería cambiar radicalmente el sistema de recogida de basura de la barriada... Sería útil ir pensando en criar un tipo resistente de equino capaz de ser domado para arrastres y pesos con vistas a que una vez distribuídas las jabas de nylon correspondientes los vecinos introdujeran sus desechos (madera, cartón, aluminio, vidrio, sólidos cementosos y áridos y basura propiamente dicha igual a 6 jabas diferentes) en ellas y las pusieran organizadamente (unas detrás de las otras al filo de la acera) para ser recogidas por el equino arrastrador del recipiente de plástico enjabado (forrado por un nylon resistente lo suficientemente fuerte para recibir los pesos de las jabas anteriores) en viajes alternos según la especialidad y el día con vistas de llevar la carga a acopios destinados o a incineradores o empacadores (los japoneses una vez quisieron comprarnos toneladas de basura para convertirlas en abono y en gases aprovechables para generar electricidad) que no sólo mantuvieran limpia la ciudad sino útil económica y financieramente el entorno...

Piensen humildemente que con esas tres medidas cambiaría de manera radical no sólo nuestro entorno sino nuestra circulación sanguínea de tal suerte que pudiéramos dejar de pensar que la vida fue plantada desde "allá" sobre nosotros y tendríamos sufiente tiempo para dedicarnos a comprender que si no marchamos hacia el marabú y aramos la tierra ni tendremos vida, ni cometas, ni desechos y nos pasará como al gorrión del cuento que limpiecito se lo comió el lobo y todo por moverse dentro de la plasta que le dejó la vaca...

2 comentarios:

glazam dijo...

Como siempre, una excelente narración de "lo que no vino de allá". Gracias por deleitarnos con todos sus escritos. Abrazos.

Nora dijo...

Difìcil la vida de un "gorriòn" con lobos siempre al acecho...que algo cambie en Cuba por favor! No se puede y no se debe privar a las personas ni de un poco de esto y de un poco de lo otro.

Querido viejito de Aguaya, cada vez que leo algo de lo que usted sabe relatar tan claramente, aprendo a valorar un poco màs de lo que dispongo para vivir, inclusive, con todo lo empeorado que està mi paìs, por culpa de "los lobos" que tenemos tambièn aquì.

Un fuerte abrazo para usted.
Un beso para vos, Aguaya, hija de las buenas si las hay! ;0)