domingo, 17 de mayo de 2009

A empujar el almendrón tiene bandera


Este blog, donde subo hechas posts las crónicas que me envía mi viejo desde la Habana, ya tiene también su bandera. ¿Quién la diseñó? El Plátano Alegre. Eso sí, ni sabemos si el autor verdadero del blog (mi papá) estaría de acuerdo con ella o no: nunca ha visto su blog, ni sabe lo que es eso... Él no tiene acceso a Internet en Cuba, no porque no quiera, eso déjenme aclararlo.

La campaña Con Todas las Banderas también la apoyamos desde este blog y ya he enviado la del Almendrón (carro americano viejo, Oldie, cacharrón, auto yuma antiguo, entre otras denominaciones) al espacio bloguero donde ondean por ahora otras muchas más de ellas: Blogs con bandera.

¿Ya tú tienes la tuya?

8 comentarios:

glazam dijo...

Cuando yo digo que esta pareje es genial... Felicidades "plátano alegre", me encanta la bandera cubana en el retrovisor, precioso. Dios quiera que tu suegro pueda ver pronto su blog.
Un abrazo.
Gladys

Silvita dijo...

Bravo!

Mickey dijo...

Esta me gusta mucho también. Genial.

Inés de Cuevas dijo...

Les felicito por su cretividad y por el amor que sienten por su Tierra.

Yo estoy dentro de las líneas divisorias de Venezuela. Vivo en Mérida y cuando miro estas cosas se me desgaja el alma, exhalo un suspiro que mueve el piso y luego me digo: ¿Cómo será mi bandera cuando este nazifascista nos deje sin nada?

Todos los días rezo por Cuba y Venezuela... rezo por Bolivia, Ecuador, Paraguay y Nicaragua que son los más cercanos a cerrar fronteras.

Un abrazo solidario
Inés De Cuevas.

http://inesdecuevas.blogspot.com

Evidencias dijo...

Me encanta!

Rosa dijo...

Me encanta!!! Para mí es la más original. No me he hecho una bandera porque no se hacerla, pero la iniciativa es bonita, los felicito a todos. Un abrazo para el chofer del mejor almendrón de La Habana!

Yoli dijo...

Me encanta!

Antigonum Cajan dijo...

Anarkista y cinico con un gran
desprecio a instituciones
como la familia, el estado y la iglesia descreo de banderas, banderismos, fanatismos que solo dividen y muchas veces causan la muerte y la intolerancia, como
ocurre entre los barbaros musulmanes.
Asi que no me arropo ni valoro bandera alguna o ejercitos, armas, todo lo que conlleva tal practica.
Es primitivo de siglo diecinueve.